suelo laminado suelo laminado

Hoy en día los suelos laminados se han convertido en una opción para los compradores que quieren tener un suelo de calidad, cómodo y resistente. Aunque no son 100% de madera siguen teniendo múltiples beneficios a destacar como su resistencia al desgaste y a los arañazos. Pero qué pasa cuando este se llega a rayar o presenta algún desperfecto por el paso del tiempo. Aquí te explicamos cómo reparar un suelo laminado tú mismo.

¿Cómo reparar un suelo laminado si presenta pequeños desperfectos?

Demos tener en cuenta que un suelo laminado o sintético no es un suelo de madera, por lo tanto, no podemos pulirlo o barnizarlo. Por lo que se sigue otro tipo de método a la hora de arreglar los desperfectos.

En el caso de un piso Quick Step si tu suelo laminado presenta pequeños desperfectos no tienes que preocuparte ya que puedes solucionarlo; a diferencia de otros tipos de suelo donde tendrías que cambiar las planchas aquí solo hace falta que sigas unos sencillos pasos.

Lo primero que necesitarás es un Kit de reparación que cuenta con:

  • Siete piezas de cera seleccionadas para obtener todos los colores del suelo
  • Una cuchilla de fundición
  • Un peine de limpieza
Cómo reparar un piso laminado Cómo reparar un suelo laminado

Lo que harán las ceras será recrear el color de tu plancha dañada para que no haya la necesidad de cambiarla. Primero, se tiene que limpiar el área dañada con el peine de limpieza, después con la cuchilla de fundición irás cortando pequeños trozos de cera y untándolos como si estuvieras pintando el suelo laminado. El resto de cera que quede en la cuchilla puedes limpiarlo con una toalla húmeda.

Luego volverás a pasar el peine de limpieza con movimiento al sentido de las lamas como si lijaras la madera. Los restos que vayan quedando en el peine debes de quitarlos y volver a repetir el mismo proceso de arriba.

¿Cómo reparar un suelo laminado con daños graves?

Si tu suelo presenta daños graves que son imposibles cubrir con la cera deberás cambiar la plancha. Una de las ventajas de muchas marcas de suelos laminados como Quick Step, EGGER, PERGO, etc. Es que gracias a su sistema UNICLIC puedes sustituir la pieza dañada de manera fácil y rápida por otra nueva sin la necesidad de cambiar todo el piso. Sin embargo, hay que pensar que en ocasiones lo fabricantes dejan de producir el modelo que se tiene dificultando que podamos conseguir nuestro modelo. Una alternativa sería tener una o varias planchas de más por posibles percances.